Dieta Keto, qué es y cuándo está recomendada - Clínica PHYSIS
18371
post-template-default,single,single-post,postid-18371,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18004
 

Dieta Keto, qué es y cuándo está recomendada

18 Ene Dieta Keto, qué es y cuándo está recomendada

En Clínica Physis contamos con el área de alimentación y bienestar. El objetivo de nuestras consultas relacionadas con la nutrición es acompañarte en el proceso que tu cuerpo necesita para estar saludable. No se trata de hacerte perder peso o ganarlo sino de analizar bien lo que necesitas y acompañarte en la consecución de los objetivos nutricionales. Es muy común en el mundo de la alimentación hablar de que es mejor hacer un tipo de dieta u otra, aunque en realidad no existe ningún tipo de dieta milagro, hoy vamos a hablar con más detalle de la dieta KETO. Hemos hablado con el especialista en nutrición de Clínica Physis, nuestro compañero León, para abordar este asunto y tratar de que tengas toda la información antes de empezar a cambiar tus hábitos alimenticios.

La dieta cetogénica o dieta keto, es una dieta baja en hidratos de carbono en la que se reduce o se llega incluso a eliminar por completo la ingesta de los hidratos de carbono. Para entender mejor esto, vamos a explicar que en la alimentación existen 3 macronutrientes que son grasas, que nos ayudan con los procesos hormonales (como por el ejemplo el aceite), hidratos de carbono que nos proporcionan el glucógeno que es la “gasolina” de nuestro cuerpo (como por ejemplo el cereal) y proteínas (como la carne) que nos ayudan a construir y mantener nuestros músculos, sabiendo esto podemos decir que la dieta keto se basa principalmente en consumir proteínas y grasas como fuente de energía para el día a día.

El objetivo de esta dieta es crear cuerpos cetónicos, que es una sustancia que genera nuestro cuerpo cuando hay carencias de glucógeno (que es la “gasolina” que nos aporta los hidratos de carbono). Cuando consumimos hidratos de carbono se van gastando en nuestras funciones del día a día, caminar, comer, respirar, etc. Y cuando las necesidades están cubiertas se almacenan en el hígado y músculos. Cuando estamos en una dieta Keto, esos almacenes se vacían y se producen cuerpos cetónicos a través de las grasas de nuestro cuerpo, esto a priori parece genial, ¿una dieta que nos hace perder grasa comiendo? ¡Deme una por favor!.

Pero no todo es tan bonito como parece, al utilizar la grasa como fuente de energía ponemos al organismo en un estado excepcional en el que tiene que trabajar de otra manera, la grasa genera tanta energía como los hidratos pero al adaptarnos a este tipo de dieta podremos sentirnos más cansados de lo habitual o con menos fuerza para realizar ciertas tareas. Otro de los inconvenientes que tiene es que al entrar en un proceso de cetosis, baja el pH de la sangre y la vuelve más ácida, eso produce que nuestros órganos se vean afectados negativamente y provoque síntomas como: mal aliento, dolores de cabeza, problemas de riñón, náuseas, mareos, calambres y debilidad muscular, incluso edema cerebral (en casos muy muy extremos).

Otro de los inconvenientes de esta dieta, es que al eliminar los hidratos, estás eliminando muchas vitaminas, minerales y antioxidantes (que son los que nos protegen contra las células malignas del cuerpo). Estos nutrientes son fundamentales para nuestro organismo e interfieren en procesos muy importantes para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Además, la dieta keto no está recomendada para personas con enfermedades metabólicas, problemas de tiroides, riñón, hígado o páncreas, diabéticos o pacientes con TCAs. Asimismo, se desaconseja seguir esta alimentación a largo plazo, ya que es muy desequilibrada. Puesto que no es posible lograr adherencia, no sería una dieta adecuada para mantener el peso, y puede provocar efecto rebote.

Las ventajas que presenta esta dieta, es que al no consumir hidratos de carbono, está claro que evitamos acumular más grasa y además vamos quitando la que ya tenemos. En personas con resistencia a la insulina es una dieta bastante recomendable ya que no tendremos estos picos tan altos de insulina y algunos estudios demuestran también que nos mantiene más saciados. Algo que siempre viene bien y que algunos estudios demuestran, es hacer de manera puntual (1 vez cada mucho tiempo), una bajada de HdC para “limpiar” nuestro organismo.

El consejo de nuestro nutricionista frente a esto, es no elegir una dieta porque sea “milagro” o sea más rápida y efectiva, porque eso a día de hoy no existe, lo mejor es seguir una alimentación equilibrada que nos cubra todos los nutrientes y necesidades de nuestro organismo y mantenernos activos, ya que una combinación de ambas cosas nos mantendrá sanos. Y siempre ante la duda, debemos recurrir a un profesional antes de poner en riesgo nuestra salud.

Si estás pensando en cambiar tus hábitos alimenticios por unos más saludables, quieres perder peso o ganarlo o necesitas una dieta adaptada a tu práctica deportiva, no lo dudes y contacta con nuestra recepción para pedir una consulta en nuestra área de alimentación y bienestar.